En este momento estás viendo ¿Qué es RCP en el área Salud?

¿Qué es RCP en el área Salud?

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:RCP
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

RCP significa reanimación cardiopulmonar, y es un procedimiento de emergencia que se utiliza para salvar vidas, el cual se realiza cuando alguien ha dejado de respirar o su corazón dejó de latir. Por eso, es muy importante saber realizar los primeros auxilios y, además, el RCP.

Es esencial que cualquier persona sepa asistir con primeros auxilios y realizar los ejercicios de RCP, ya que, en cualquier momento de nuestras vidas, en cualquier situación, lugar y tiempo, puede presentarse la circunstancia de tener que salvarle la vida a alguien. Por esta razón, es fundamental saber, aunque sea de manera básica, cómo reaccionar ante una situación compleja y de emergencia.

Los primeros auxilios son las primeras técnicas y procedimientos básicos que puede brindar cualquier persona a una víctima de un accidente o de una dolencia repentina en el lugar en el cual se produjo el accidente, sin necesidad de ser un profesional médico.  

Estos primeros auxilios no reemplazan la atención médica profesional, pero sí suelen ser de gran valor a la hora de evitar un mal mayor, ya que logran que la persona herida o enferma pueda reestablecerse un poco hasta que llegue la asistencia médica o sea trasladada al hospital o clínica.

Por eso, los objetivos de los primeros auxilios son:

  • Conservar la vida
  • Evitar mayores complicaciones
  • Ayudar en la recuperación de la persona
  • Asegurar su traslado a un centro de salud

Generalmente, las emergencias que requieren con mayor frecuencia primeros auxilios son el ataque cardíaco, la asfixia por sofocación, la asfixia por inmersión, la electrocución, las obstrucciones de las vías aéreas, las heridas, y los traumatismos graves. Por lo cual, al prestar los primeros auxilios, la persona debe actuar si hay seguridad respecto de lo que se va a hacer, saber qué hacer y qué no, evitar el pánico, conservar la serenidad, nunca alejarse de la víctima y, de ser necesario, solicitar ayuda.

Los primeros auxilios tienen tres características: son inmediatos, ya que deben realizarse en forma rápida y ordenada; son limitados, porque la persona que ayuda a la víctima no cuenta con los conocimientos de un médico profesional; y son temporales, debido a que se realizan durante un corto período de tiempo hasta la llegada de la emergencia o hasta el traslado de la víctima al centro de salud.

La maniobra de RCP, como dijimos anteriormente, se utiliza para salvar vidas, y combina la respiración boca a boca con las compresiones torácicas. La respiración boca a boca suministra oxígeno a los pulmones de la persona, y las compresiones torácicas mantienen la sangre oxigenada circulando hasta que se puedan restablecer la respiración y las palpitaciones cardíacas.

Los pasos a seguir para realizar el RCP en adultos son los siguientes:

  • Evaluar el estado de conciencia de la víctima. Para esto, la persona debe moverla suavemente de los hombros y preguntarle en voz alta ¿me escuchás? ¿te sentís bien? Si no responde, no respira, jadea o respira con dificultad, se debe continuar con los siguientes pasos.
  • Llamar al número de emergencia o que otra persona lo haga. El 107 es la línea gratuita del servicio público de emergencias médicas, y el 911 es el número de la Central de Emergencias Nacional. Es importante averiguar cuál es el número de emergencias médicas de tu localidad y tenerlo siempre a mano.
  • El tercer paso es iniciar la maniobra de reanimación cardiopulmonar (RCP).
  • El cuarto paso es reevaluar el estado de la persona. Si no recupera la conciencia, se debe continuar con las compresiones hasta que llegue el equipo médico, pero si la persona recupera la conciencia, se la debe colocar de costado o en la posición de recuperación hasta que llegue la ayuda profesional. La posición de recuperación se realiza extendiéndole los brazos y las piernas a la víctima. Luego se le coloca el brazo más cercano a la persona que ejecuta los primeros auxilios en ángulo recto al cuerpo, con el codo flexionado y la palma de la mano hacia arriba.

Para iniciar la maniobra de RCP debemos:

1.       Comprimir hacia abajo el tórax de la persona hasta hundirlo entre 5 a 6 centímetros.

2.       Mantener siempre los brazos extendidos.

3.       Apoyar el talón de una mano en el centro inferior del esternón, colocar el talón de la otra mano sobre la primera y entrelazar los dedos.

4.       Realizar 30 compresiones ininterrumpidas.

5.       Repetir cinco ciclos.

6.       Hacer entre 100 y 120 compresiones por minuto.

7.       Evaluar a la víctima y, si no hay recuperación, continuar con las compresiones.

Para efectuar de manera correcta las compresiones de RCP tenemos que:

1.       Arrodillarnos al costado del tórax de la víctima, de cualquier lado, y colocar el talón de una de tus manos sobre el centro del tórax, en el esternón.

2.       Poner la otra mano encima de la anterior, asegurándote de no tocar las costillas de la víctima con tus dedos. Por eso, se los debe mantener levantados y entrecruzados, ya que solo el talón de la mano inferior apoya sobre el esternón.

3.       Hacer avanzar los hombros de manera que queden directamente encima del esternón de la víctima. Mantener los brazos rectos y usar el peso del cuerpo para transmitir la presión sobre tus manos. El esternón de la persona atendida debe descender al menos 5 cm.

4.       Liberar por completo la compresión sobre el esternón sin retirar las manos para permitir que el tórax vuelva a su posición de reposo y el corazón se llene con sangre.

Los pasos a seguir para realizar el RCP en bebés y niños son los siguientes:

  • Evaluar si la víctima respira, es decir, fijarse si hay movimiento en el pecho.
  • Colocar al bebé o niño con cuidado boca arriba sobre una superficie rígida, o sostenerlo firmemente usando el brazo o pierna.
  • Si no respira, jadea o no reacciona, iniciar la maniobra de RCP y pedirle a un tercero que llame a emergencias y solicite un desfibrilador externo automático (DEA). Si estás solo, hacé dos minutos de RCP, llamá a emergencias y continuá con las maniobras hasta la llegada de la ayuda médica.

Existen dos formas de realizar compresiones en bebés:

 – La técnica A consiste en colocar los dedos índice y medio en el centro del esternón, entre los pezones, sin presionar en el extremo del esternón. Luego debemos aplicar presión hacia abajo, comprimiendo 4 centímetros de profundidad, y continuar realizando RCP hasta que llegue la ayuda médica. Se deben hacer 30 compresiones más dos insuflaciones y después repetir cinco veces o dos minutos de RCP. Si aún no presenta respiración normal, tos o algún movimiento, se debe repetir el ciclo hasta que se recupere o llegue la ayuda médica. Pero si comienza a respirar por sí mismo, se lo debe colocar en posición de recuperación evaluándolo permanentemente hasta que llegue la ayuda profesional.

 – La técnica B consta de tomar al bebé del pecho con ambas manos y presionar con los pulgares en el centro del esternón. Se deben hacer 30 compresiones más dos insuflaciones y después repetir cinco veces o dos minutos de RCP. Si aún no presenta respiración normal, tos o algún movimiento, se debe repetir el ciclo hasta que se recupere o llegue la ayuda médica. Pero si comienza a respirar por sí mismo, se lo debe colocar en posición de recuperación evaluándolo permanentemente hasta que llegue la ayuda profesional.

Para llevar a cabo la respiración boca a boca (insuflación) de manera correcta en bebés debemos:

·       Inclinar la cabeza del bebé hacia atrás, pero no demasiado, ya que una inclinación exagerada, puede cerrar la vía del aire en lugar de abrirla.

·         Si el bebé no respira, no se debe oprimir la nariz con los dedos, sino que se le debe cubrir boca y nariz y con nuestra boca ventilar dos veces (1 segundo por cada ventilación). Soplar un volumen pequeño con una presión suave hasta que el tórax se eleve visiblemente.

Para llevar a cabo la respiración boca a boca (insuflación) de manera correcta en niños debemos:

·         Inclinar con las manos la frente del niño hacia atrás y elevar su mentón.

·         Tapar las dos fosas nasales del niño con los dedos índice y pulgar.

·         Mediante la unión boca a boca o con un pañuelo interpuesto, el cual actúa como protector de barrera, soplar dos veces una bocanada de aire de un segundo de duración cada una sin tomar demasiado aire en tus pulmones.

Es muy importante conocer la maniobra del RCP y poder asistir a las personas que lo necesiten con los primeros auxilios. Aprender sobre RCP implica poco tiempo y sacrificio, y la gran ventaja es que, con esta técnica, nada más y nada menos, podemos salvarle la vida a una persona.

Deja una respuesta